¿Vences el miedo o te dejas Vencer?


¿Qué es el miedo? ¿para que sirve? ¿nos es realmente útil? ¿qué pasaría si no tuviéramos miedo? estás son algunas de las preguntas que los psicólogos nos hemos hecho a lo largo de los años puesto que el miedo es un gran condicionante en nuestras vidas, una gran parte de los problemas por los que la gente acude a terapia han sido originados o son mantenidos por el miedo.



¿Qué es el Miedo?


El #miedo (o #temor) es una de las 5 emociones básicas (Alegría, tristeza, ira, asco y miedo ¿Recordáis?) por lo tanto es una reacción básica y primaria, genuina en ti y en todos los seres humanos y animales. Es una emoción #desagradable que hace que nos sintamos mal, ansiosos, nerviosos pero que sea desagradable no implica que sea #negativa, eso lo veremos en las funciones.


¿Para qué sirve el miedo?


La función principal del miedo es #protegernos, es el que nos hace sobrevivir.


El Miedo es la "vocecilla" que nos dice lo que es peligroso, lo que puede ser venenoso, malo para nosotros... el miedo nos mantiene a salvo cada día.

Nacemos con esta capacidad para determinar situaciones que son negativas o potencialmente peligrosas para nosotros pero el miedo va ganando importancia a medida que vamos creciendo, vamos exponiéndonos a situaciones nuevas, creencias heredadas y enseñadas de nuestros padres, de nuestros abuelos, primos, familiares, amigos, compañeros de clase, trabajo... cada experiencia que tenemos nos va condicionando y haciendo que nuestro miedo sea mayor o menor.


¿Cuándo se convierte el miedo en un problema?


El miedo se convierte en un #problema cuando empieza a condicionar nuestra vida, cuando dejamos de hacer cosas que nos gustan, cuando no nos atrevemos a hacer cosas nuevas por temor a que nos pase algo malo, a equivocarnos, a quedar en ridículo.


El miedo es un problema cuando no podemos elegir nuestro comportamiento sino que nos dirige como si fuésemos sus marionetas.

Cuando no te atreves a hacer algo que te apetece, cuando no sales de tu zona de confort, cuando no pruebas cosas nuevas, cuando te callas en una conversación y no das tu punto de vista, cuando no defiendes tus sentimientos, pensamientos, creencias, cuando no haces o dices algo por si se ríen de ti, cuando algo que es inofensivo para otras personas se convierte solo para ti en algo malo o que te da pánico... cuando nos comportamos así es porque nos hemos dejado vencer por el miedo.


¿Vences el miedo o te dejas Vencer?


Ya he hablado del miedo en mi canal de Youtube. Fue el primer vídeo que hice y elegí el miedo porque creo que es un de los pilares que más condicionan nuestra vida.


En este vídeo hablo del miedo refiriéndome a él como "ese amigo pesado" que te dice lo que no tienes que hacer para mantenerte a salvo, ese "Pepito Grillo" como la voz de tu conciencia que te guía, como una pandemia que se va extendiendo por todo tu cerebro y que si dejamos crecer sin control acabará dominándonos.



¿Cómo podemos gestionar el miedo? Tres técnicas básicas y fáciles.


Como explico en el vídeo, el miedo no se tiene que bloquear y no debemos esperar que no aparezca (puesto que es el que nos mantiene con vida y nos ayuda) sino que debemos aprender a dialogar con él y a manejarlo.


Podemos aplicar diversas acciones, úsalas y observa cual te viene mejor, o aplica todas, alternarlas... lo bueno es tener a mano un abanico lo más grande posible de respuestas.


Vive desde el Amor no desde el miedo.


No es que me haya ido a la ideología hippie de "paz y amor". Lo que quiero decir con esto es que nos enfrentemos a la vida viendo las cosas positivas de todo aquello que hacemos, sobre todo de lo que nos da miedo. Cuando algo te de miedo (por ejemplo tener una conversación seria con tu pareja) no solo pienses en lo negativo (que terminéis discutiendo o que terminéis la relación) sino en las consecuencias positivas que puedes conseguir (mejorar un conflicto, salir de una crisis, fortalecer la pareja, poder ser tu mismo/a...)


Debemos vivir centrándonos en las consecuencias positivas de todos nuestros actos no en lo negativo que puede pasar.

Piensa en "¿Qué es lo peor que podría pasar?".


Se trata de un ejercicio de visualización en el que pensamos en las peores consecuencias que podría tener enfrentarte a esa situación. La mayoría de las veces nos damos cuenta de podemos afrontar y superar incluso la situación más catastrófica que podamos imaginar.


Ante cada situación que te de miedo hazte 3 preguntas ¿Qué es lo peor que podría pasar? ¿Qué probabilidades hay de que pase? ¿cómo podrías afrontar esa situación si aparece?

Controla los pensamientos negativos intrusivos.


Cuando al final decidimos no hacer algo por miedo generalmente tenemos una cantidad enorme de pensamientos negativos catastrofistas que nos han convencido de que lo mejor es quedarse como estás. Vamos a combatir esos terroristas internos que nos impiden avanzar ¿Cómo? Sustituyéndolos.


Cada vez que tengas un pensamiento negativo hacia algo busca un pensamiento positivo que te motive y que lo contrarreste.

Por ejemplo:


Pensamiento negativo: Si pido a mi jefe un aumento de sueldo se va a enfadar conmigo y a lo mejor me despide.


Pensamiento positivo motivante: Pero ¿y si no se enfada y accede a revisarme el salario? podría comprarme el coche nuevo que necesito.



¡Ahora te toca a ti practicar!



Esperamos que este artículo te ayude y lo pongas en marcha. Si te ha gustado no te olvides de compartirlo para que ayude a otras personas. Si tienes alguna opinión, sugerencia, consejo o pregunta ¡no te cortes! déjanos un comentario. Y si necesitas contactar con nosotros en privado puedes hacerlo a través del formulario de contacto o mandando un email a contacto@tuconsultaonline.info



¡Muchas gracias por leernos!




0 vistas