Valores y Adolescencia: 5 Preguntas que tu hijo debe hacerse a sí mismo

Cuando nuestros hijos pasan de la #infancia a la #adolescencia, la familia deja de ser su grupo de referencia y es sustituido por el grupo de amigos.

Uno de los grandes quebraderos de cabeza de los padres de adolescentes es si sus hijos están tomando decisiones adecuadas.

Es normal que sentáis ciertas dudas sobre si los #valores que les habéis trasmitido desde la infancia les han calado lo suficiente como para que actúen en consecuencia y sean capaces de resistir la #presióndegrupo.



Aunque la educación valores se hace poco a poco, desde pequeños y a veces se transmite de manera involuntaria a través del ejemplo, en la adolescencia debemos seguir trabajando en educación de la moral y de la ética. Suele ser una época de rebeldía y transgresión por lo que no es raro que os encontréis con comportamientos que distan mucho de lo que habéis querido transmitir. Estas son oportunidades para intervenir mediante el diálogo. A pesar de la gravedad de la situación os recordamos no utilizar estrategias demasiado autoritarias ya que cuanto más autoritarios seáis mejor excusa le estaréis dando para actuar con rebeldía.


A los doce años el adolescente ya cuenta con una madurez intelectual que le permite generar pensamiento y opinión por lo que la mejor manera de educar será tratar de escuchar, aceptar lo que nos parezca adecuado e intentar dar argumentos de nuestra posición tal como haríamos para intentar convencer a un adulto. No se trata de doblegar su voluntad si no de convencerle de lo que creemos que es mejor o más adecuado.


Thomas Lickona, psicólogo estadounidense mundialmente conocido por su contribución en el campo de la educación moral, nos da en su libro "Character Matters" algunas herramientas de mucha utilidad para enseñar a nuestros hijos a ser personas que tomen decisiones adecuadas.

En este libro menciona una serie de preguntas que podemos enseñar a nuestros hijos a hacerse a sí mismos antes de actuar para cerciorarse de si comportarse de determinada manera encaja o no con sus valores de referencia:


1.¿Qué dirían mis padres si supieran lo que estoy haciendo?

2. ¿Me gustaría que lo que estoy haciendo saliera mañana en la primera página del periódico?

3. ¿Me gustaría que lo que estoy haciendo me lo hicieran a mi?

4. ¿Qué pasaría si todo el mundo lo hiciera?

5. Cuando tenga hijos ¿me gustaría que supieran lo que estoy haciendo?





Si al hacerse estas preguntas la respuesta a alguna de ellas es "NO" entonces deberá reconsiderar su conducta porque es posible que se arrepienta ya que se trata de un comportamiento que no encaja con sus valores de referencia.


Enseñar a los niños actitudes para desarrollar #pensamientocrítico será clave para que, al llegar a la adolescencia, sea capaz de vencer la presión de grupo y tomar buenas decisiones. Enséñales a tener la mente abierta, a formular preguntas sobre sus problemas o inquietudes, enséñale a informase adecuadamente y a

comparar esa información, a interpretar la información, a sacar conclusiones, a generar una opinión personal, a expresar su punto de vista y a evaluar y reconsiderar sus posturas.