Vacaciones y Crisis de Pareja: causas y como fortalecer la relación.


Todos los años tras el verano es el momento álgido en el que se disparan las rupturas, separaciones y divorcios, de hecho, está registrado que el 28% de los divorcios ocurren tras las vacaciones de verano. También hay otros momentos claves como son la vuelta de Semana Santa y de Navidades. En este artículo queremos explicar las principales causas que tras nuestra experiencia en terapia hemos ido recopilando y una serie de consejos para que tu pareja sobreviva a la vuelta a la rutina.



Si lo prefieres también puedes escuchar este artículo en Ivoox.


¿Porqué las vacaciones pueden acabar con una pareja?


Aunque parezca paradójico que este momento de relax y de diversión pueda acabar en algo tan negativo como es una separación lo cierto es que tiene bastante lógica ya verás por qué.


Durante todo el año la pareja está sometida a pocos momentos de intimidad real y a convivir tantas horas juntos. Los trabajos, los horarios de locos que llevamos, los hijos, el gimnasio, los amigos, las tareas del hogar... casi todas nuestras horas del día están ocupadas con un montón de actividades que nos llevan de un lado para otro como autómatas, sin pensar en nada más. ¿Cuántas horas al día ves a tu pareja? y de esas horas ¿cuántas pasáis juntos hablando de vuestras cosas sin estar realizando ninguna actividad "obligatoria"? ¿Cuántas veces os tomáis un tiempo para vosotros? ¿para estar solos y revisar los conflictos, el día a día? Muy poco ¿verdad?


El problema del verano es que pasamos demasiado tiempo de ocio juntos...

Parece contradictorio ¿verdad? esto no debería ser un problema pero a veces cuando no dedicamos mucho tiempo a nuestra pareja durante el resto del año y vamos en "piloto automático" cuando de repente tenemos unos días sin obligaciones laborales pueden aparecer diferentes problemas.


Problemas de #comunicación: cuando tu pareja y tu no estáis acostumbrados a hablar de una forma abierta y resolviendo los conflictos, en esta época en la que estáis tantas horas juntos podéis daros cuenta de que no os comunicáis correctamente y aparecen discusiones.


Temas sin cerrar: la inercia de los días hace que muchos conflictos se dejen sin cerrar ante la falta de tiempo y de ganas. Es muy probable que durante este tiempo, ante una situación o comentario se vuelva a "abrir la herida" y comencéis una discusión acalorada por algo que probablemente pasó hace meses y que empecéis a enlazar temas abiertos uno detrás de otro.


Idealizar al otro y el "choque de realidad": sobre todo si llevas poco tiempo con tu pareja (aunque en parejas que llevan bastantes años juntos también puede pasar) puede darse el caso de que le hayas idealizado y pienses que es de una forma que en realidad no es. Es probable que te asalten pensamientos del tipo "me ha engañado" pero recapacita: ¿realmente es así o es que tu le has atribuido unos rasgos que en realidad no tiene?


Idealizar unas vacaciones que no tienen que ver con la realidad: en tu mente te has imaginado como tienen que ser los días, lo que tenéis que hacer, el tiempo que va a hacer... y luego la realidad no es igual.


Las vacaciones pueden ser un momento para afianzar vuestra pareja por lo que aprovecha para seguir los siguientes consejos.




Aprovecha las vacaciones para revisar la relación y fortalecerla


Si aun no te has ido o estás en plenas vacaciones prueba los siguientes consejos.


Revisad temas cerrados: hazlo con cuidado y atendiendo a los pasos que te proponemos abajo para mejorar la comunicación. Aunque no te apetezca "abrir cajones", en estos momentos en los que estáis más relajados es más probable que lleguéis a acuerdos ya que estáis en una situación positiva. Siempre es mejor ser proactivos y hablar de los temas antes de que "salten a la cara"


Proponed planes que os apetezcan a los dos: algún día haz cosas que le gusten a tu pareja y cede, en otros momentos. Tu pareja tendrá que ceder y hacer cosas que te gusten a ti y en otras ocasiones planificar actividades en las que compartáis gustos. No te cierres a lo que propone tu pareja, es muy probable que te encuentres en situaciones nuevas que te gusten y le conocerás mejor.


Sed equitativos: que los dos sintáis que estáis en equilibrio. Si pasáis unos días con la familia política de uno, pasad los mismos con la familia del otro por ejemplo, que ninguno se quede con la sensación de que cede más que el otro. No seas terco/a ni egoísta, se generoso/a y altruista, no te cuesta casi nada y obra milagros.


Probad cosas nuevas: buscad actividades que no hagáis a menudo, algo nuevo para los dos o para hacer en familia, que abra vuestra mente a nuevas experiencias, salid juntos de la zona de confort.


Haced una lista de planes y objetivos a hacer después de las vacaciones: al igual que te sueles proponer planes y objetivos individuales al comenzar la rutina prueba a proponer objetivos de pareja: comprar un nuevo coche, una nueva casa, ir a algún concierto, obra de teatro, museo, apuntaros a clases de baile, pensad en vuestra siguiente escapada...


No idealices las vacaciones: no vayas con una idea preconcebida de que las cosas tienen que salir de una determinada forma porque en el momento que algo no pase como tu has pensado todo se vendrá abajo. Ve con la mente abierta y pensando en el presente, haz planes pero flexibles puesto que puede ponerse a llover, te puedes encontrar indispuesto o tu pareja o alguno de tus hijos, puede ocurrir cualquier imprevisto que debes aceptar de la mejor manera posible.


Las vacaciones son para relajarse no estresarse aun más: por lo que no planifiques cada uno de los días, horas y minutos del día, deja tiempo para la improvisación, para comeros un helado tranquilamente, dar un paseo por la playa, perderos en algún pueblo, ver una puesta de sol... durante el año ya vamos corriendo a todos lados, es momento de disfrutar plenamente de algo, aunque solo sea quedaros tumbados leyendo un libro uno al lado del otro o viendo la televisión.


Olvida el Ideal de la Media Naranja: para conservar tu pareja vas a necesitar tiempo, esfuerzo, paciencia, cariño, trabajo... no existe la media naranja y la idea de que todo tiene que ser perfecto con tu pareja y nunca deben aparecer conflictos. Deja a un lado esta idea.


Tenemos un podcast con más de 1.300 visitas dedicado a este tema de la Media Naranja, si aun no lo has escuchado te lo dejamos aquí para que puedas hacerlo.



Tips para Mejorar la Comunicación.


Los siguientes consejos los podéis aplicar durante las vacaciones y al volver a la rutina.


No es bueno callarse las cosas pero hay que tener cuidado de como se dicen.

No hables ni del pasado ni del futuro: tienes que centrarte en el momento presente, si empiezas a sacar cosas del pasado o a vaticinar el futuro no acabaréis nunca porque entraréis en una discusión interminable que seguramente no acabe en nada productivo.


Usa la técnica del Disco Rayado: cuando ves que tu pareja empieza a sacar temas del pasado, puedes usar frases del tipo "eso ya pasó y ahora no es el tema de discusión", "ahora no estamos hablando de eso", "el pasado no se puede cambiar ¿qué tal si nos centramos en el presente?". Elije una frase con la que te sientas cómodo/a y repítela siempre que la otra persona saque algo del pasado para "echarlo en cara"


Se específico/a: hay que “ir al grano”, frases directas. No hay que hacer circunloquios que puedan contaminar la idea principal de lo que queremos transmitir.

Acorde con lo anterior, Se breve, utiliza frases cortas. Si ves que no puedes, mejor deja hablar a tu pareja primero y luego habla tú.


Escucha sin interrumpir: esto es muy complicado porque estamos acostumbrados a no hacerlo pero tienes que ejercitar la escucha activa ya que te permitirá llegar antes a un acuerdo.


Abre tu mente y se empático/a: no escuches desde tus ideas y tu enfado, intenta entender la situación de tu pareja, como se siente, sus deseos y necesidades. Se comprensivo/a.


Evita los extremos: en la vida no es todo blanco o negro, todo o nada… por ejemplo tu pareja no es egoísta en todos los aspectos de su vida. Por lo tanto evita frases del tipo "Tú siempre....", "Tú nunca..."


Sinceridad hasta cierto punto: la sinceridad pura en todo momento termina dañando a la otra persona. No te decimos que mientas pero si que evites ciertos comentarios que no aportarán nada positivo y solo hacen daño a tu pareja.


Deja de lado el "Tú has hecho" y sustitúyelo por el "Yo me siento": No acuses a tu pareja de todos tus males intenta expresa como te hacen sentir ciertos comportamientos o comentarios.


Se Flexible: no seas intransigente con tus opiniones, con tu forma de ser y de hacer las cosas y date cuenta que la otra persona puede ser, actuar y pensar de forma distinta y eso no es bueno ni malo, tú no tienes la verdad universal. El éxito de la convivencia pasa por saber ceder y negociar. Que la discusión no se convierta en una competición a ver quién gana.


Que tu objetivo no sea tener razón siempre: A veces es mejor "perder una batalla" por el bien de la pareja, ceder por un bien mayor.


Busca lo positivo: intentad hacer un ejercicio de buscar lo positivo del otro y decíroslo, esto lo podéis hacer en forma de juego. Deciros las cosas buenas y reconocerlas fortalecerá vuestros lazos. Es muy fácil ver lo negativo y atacar puesto que las cosas desagradables y molestas tienen más notoriedad en nuestra memoria por eso es vital que os paréis a alabar también las cosas que os gustan.


Cerrad las discusiones: cuando estáis en desacuerdo con algo y aparezca una discusión asegúrate de que queda cerrada. Puede ser que por falta de tiempo o por no producirse en un momento adecuado dejéis a medias una discusión y ese malestar puede aparecer al cabo del tiempo. Si sientes que se ha quedado sin cerrar algún tema busca un momento tranquilo, dile a tu pareja que tenéis que hablar y retomad la discusión en el punto que quedó.


Estas claves usan gran parte de las técnicas de la Comunicación Asertiva. Puedes leer sobre ella en esta misma web.


También podéis ampliar este post leyendo el artículo Superar las Discusiones de Pareja donde establecemos una lista de "normas para discutir"




Esperamos que este artículo te ayude y lo pongas en marcha. Si te ha gustado no te olvides de compartirlo para que ayude a otras personas. Si tienes alguna opinión, sugerencia, consejo o pregunta ¡no te cortes! déjanos un comentario. Y si necesitas contactar con nosotros en privado puedes hacerlo a través del formulario de contacto o mandando un email a contacto@tuconsultaonline.info



¡Muchas gracias por leernos!





0 vistas