Superar las discusiones de pareja

Actualizado: 19 de jul de 2018

A pesar de lo que pienses no hay que ver las discusiones de pareja como algo negativo ya que en realidad son imprescindibles para tener una relación sana, necesitamos estos conflictos para crecer. Una buena discusión limpia el aire, lo renueva y nos hace darnos cuenta que somos capaces de superar los conflictos. s discusiones sirven para unir más a las parejas, siempre y cuando sean buenas discusiones y aquí te enseñaré cómo conseguir que sean así.


En tu relación de pareja es donde más discusiones tendrás a lo largo de la vida puesto que "donde hay confianza da asco" y a parte de los problemas propios dentro de tu pareja... también añadís el mal humor que traéis de fuera de casa.

Cuando estás especialmente irascibles te puede sacar de quicio todo y hasta el más pequeño problema lo ves como un gran agravio, te hierve la sangre y no controlas las formas, los gritos, los comentarios hirientes... de hecho te molesta de tu pareja hasta las cosas mas tontas como si deja el baño con agua en el suelo, si cierra la puerta más fuerte de los normal, te saca de tus casillas como mastica o cualquier cosa que de normal no le darías importancia.

Empezáis a "calentaros" hasta el momento en el que algo salta y llegáis al pico de no retorno donde sabéis que la discusión es inevitable.

Lo que pretendo con este artículo no es que no discutas más con tu pareja porque eso es imposible sino dar una serie de consejos para que vuestras discusiones sean productivas y no destructivas. Para que no deterioren la relación sino que la fortalezcan. Esto es posible asique atento/a.


Lo primero que no debes hacer es empezar a desviarte del tema de discusión y entrar en un círculo de "tu más" hasta que termines acusando a nuestra pareja hasta de que el perro ladra.

Evitar las peleas descontroladas e irracionales que te llevan a perder los papeles y a hacer daño gratuito a la otra persona.

Normas para Discutir


Para escribir estos pasos me voy a apoyar en alguna de las reglas de las que habla Harriet Lerner (psicóloga experta en relaciones de pareja)

Crear unas "Reglas para Discutir"


Estas reglas las tenéis que escribir y memorizar o aún mejor, las pondréis en un lugar visible o accesible para poder interiorizarlas mejor. Ya que si las ves todos los días aumentas la probabilidad de recordarlas en los momentos oportunos.


Algunas reglas que yo considero básicas:

- No gritar

- No faltar el respeto

- No discutir por la noche (solo te llevarás una mala noche y una mañana de resentimiento)

- No entrar en agravios comparativos, no compares nunca a tu pareja con parejas anteriores

- Establecer turnos de palabra y respetarlos.

Estos son unos ejemplos, una guía, tu pareja y tu podéis escribir tantas reglas como queráis, esta lista la tenéis que hacer entre los dos, en el momento en el que no haya conflicto y tenéis que estar ambos de acuerdo con ellas.

Aprender a Parar

A veces mantienes el enfado con tu nuestra pareja y ni siquiera sabes ya por qué. Porque sigues exaltado/a y quieres "castigarle" por haberte hecho sentir mal... pero tienes que darte cuenta de que tu también has hecho sentir mal a tu pareja y que una discusión es cosa de dos.

¿De qué te sirve el rencor? ¿Seguir manteniendo un enfado que ya no tiene una base sólida sobre la que sustentarse?

Hay que saber frenar las discusiones a tiempo.

"Las parejas felices no son las parejas que luchan sino las que asumen la responsabilidad de sus propias palabras y acciones sin importarles lo furiosos que pueden estar en su interior" (Lerner).

"Si tú o tu pareja sois incapaces de mantener la ira bajo control es imprescindible buscar la ayuda de un profesional"

Prevenir Discusiones Tóxicas


Llamo tóxicas a las discusiones que son destructivas, con gritos, acusaciones, "tú más", días sin hablarse.. aquellas que se os van de las manos ¿Te suena?


Para evitarlas lo mejor es:

Elegir el momento adecuado. Es complicado pero podemos conseguir que cuando algo nos ha molestado de nuestra pareja no se lo soltemos a bocajarro en cualquier momento o lugar. Busca el momento oportuno o le decimos "cuando tengas un momento me gustaría hablar de una cosa"

Responde de Forma Positiva: Cuando tu pareja intenta iniciar una discusión y no es el momento o lugar adecuado se lo tenemos que decir con buenas palabras. "¿Podemos hablar de ello después?". Si tu pareja sigue insistiendo podemos usar la técnica del "Disco Rayado" que consiste en repetir una y otra vez lo mismo hasta que desista. Sigues diciendo "¿Podemos hablar de ello después?", "Creo que no es el momento, luego en casa". No accedas a la pelea, mantente firme y tranquilo/a.

Callar las propias opiniones, dar la razón a nuestra pareja, ignorar una situación o algo que nos ha sentado mal para evitar discutir no es una solución. Lo único que conseguimos con esto es ir acumulando cosas y un día explotar. Tenemos que comunicar nuestras opiniones de forma calmada.

Parada de Emergencia: Si ves que la discusión se ha salido del tema principal, habéis empezado a sacar cosas del pasado, a comparar con otras parejas o hemos entrado en un bucle infinito volviendo una y otra vez sobre el mismo punto... o si, en el peor de los casos hemos llegado a gritos e insultos... ¡¡STOP!! llegado a este punto es muy fácil comenzar a hacer comentarios que no son ciertos, que no sentimos realmente y que decimos sin pensar en las consecuencias. Luego viene el arrepentimiento. Lo mejor es que en cuanto lo detectes te calles y dejes de contestar. Cuando tu pareja se calle le dices "Creo que nos hemos puesto demasiado nerviosos mejor lo dejamos aquí hasta que nos calmemos".


"Recuerda que dos no discuten si uno no quiere"

Reflexionad sobre la discusión: es muy importante reflexionar tranquilamente y no centrarte en el enfado, hay que dejarlo a un lado, ponte en el lugar de tu pareja, deja el orgullo a un lado... repasa la discusión y si crees que algo ha podido hacer daño a tu pareja admítelo y pide disculpas.

Piensa si el agravio es tan grande como para estar "de morros" días después. A veces seguimos sin hablar a nuestra pareja y enfadados por algo que tampoco tiene tanta importancia, ¿de verdad es tan grave lo que ha pasado para estar perdiendo el tiempo en ignorarse cuando podríais estar aprovechándolo haciendo algo constructivo y positivo?. El Orgullo es mal consejero y mal guía.

Nuevo acercamiento. Una vez que os hayáis calmado y reflexionado llega el momento de volver a retomar el contacto.

Fin. Escucha de una forma calmada y con otros ojos (y oídos) lo que tu pareja siente, piensa y cuál es su posición. Entiende que tu pareja te quiere y no quiere hacerte daño pero es una persona como tú, única y que tiene sus propias opiniones tan respetables como las tuyas.

Una vez cerrado el tema quiere decir que se ha llegado a un consenso por lo que nunca hay que volver a sacarlo como arma arrojadiza para futuras discusiones. Esa puede ser otra de las reglas ¿no te parece? Estas son las reglas fundamentales para las discusiones de pareja. Si quieres ampliar información puedes hacerlo en otro post de la página: Mejorar la comunicación de pareja

Esperamos que este artículo te ayude y lo pongas en marcha. Si te ha gustado no te olvides de compartirlo para que ayude a otras personas. Si tienes alguna opinión, sugerencia, consejo o pregunta ¡no te cortes! déjanos un comentario. Y si necesitas contactar con nosotros en privado puedes hacerlo a través del formulario de contacto o mandando un email a contacto@tuconsultaonline.info


¡Muchas gracias por leernos!