¿Qué hacer con los niños en vacaciones?

Actualizado: 27 de jun de 2019

Y por fin llegaron las ansiadas #vacaciones, adiós a las prisas, a los deberes, a los horarios, a las extraescolares, a las agendas…. Lo estábamos deseando pero ahora que ha llegado parece que no sabemos que hacer con ellos. Ellos dicen que se aburren y nosotros nos desvivimos para buscarles actividades, no vaya a ser que se aburran ¡o peor! Que pierdan el tiempo. Pero tranquilos, en este post os quiero dar una idea muy sencilla para aprovechar al máximo estos tres meses antes de la llegada del 7 de septiembre.





En este artículo no pretendo daros #ideas de manualidades o actividades ni recomendaciones sobre campamentos, viajes o excursiones. En Pinterest podéis encontrar miles de actividades manuales, de cocina, juegos en casa, juegos al aire libre, ideas de acampada…. Mi idea es justo la contraria, quiero que os relajéis y que hagáis pocas cosas para que vuestros hijos aprendan algo fundamental y que, por nuestro estilo de vida y las prisas, dejamos muy abandonado durante el ciclo escolar: la #autonomía.



La autonomía es la capacidad de hacer cosas por uno mismo.


Cuando hablamos de autonomía en niños todos entendemos que estamos hablando de autocuidado como vestirse, ir al baño, comer o peinarse o cuidado de tu entorno como hacer la cama o colgar la toalla, pero la autonomía va mucho más allá. De hecho, la palabra autonomía viene del griego, “auto”, uno mismo y “nomos”, normas y expresa la capacidad para tomar decisiones por uno mismo y para ponerse unas reglas.





Como la mayoría de los procesos cognitivos superiores, la #tomadedecisiones y los #limitespersonales se desarrollan a través de numerosas habilidades más sencillas que potencian o desarrollan esas capacidades complejas. Por eso el aprender algo sencillo, como decidir qué ropa ponerse (entre pocas opciones acotadas y adaptadas a la temporada) favorece procesos cognitivos superiores como la toma de decisiones.






Por lo general, durante el ciclo escolar, tenemos un #horario tan apretado que no podemos dar el tiempo a nuestros hijos para hagan las cosas por si mismos. Por lógica, si nos levantamos a las ocho y a las nueve sale el autobús y tardan 5 minutos en ir al baño, 15 minutos en desayunar y 10 en llegar a la parada, no hay tiempo para que tarden 5 minutos en ponerse un calcetín o 10 en hacer la cama. Eso sin contar cuando están cansados y no se quieren levantar o cuando se tiran la leche encima del uniforme o se ponen los zapatos del revés o se ponen a jugar con los legos o se quieren poner siete lazos y una diadema o están de mal humor y refunfuñan por todo.


No hay tiempo, y como no hay tiempo, les ayudamos y como les ayudamos, no aprenden hacerlo por si mismos y como no aprenden necesitan nuestra ayuda, es un círculo vicioso.

¿Y como se rompe este círculo? Con #tiempo ¿y cuando hay tiempo? EN VACACIONES


Ahora sí tenemos 10 minutos para que se pongan y se saquen los calcetines, 20 para que decidan entre la camiseta de Marshall o de Spiderman, 35 para que se suban las braguitas después de hacer pis, 40 para que se hagan la cama después de jugar a esconderse debajo de las sábanas, 10 para que cuelguen su bañador mojado o 5 para que pongan su ropa sucia en el cesto.




Si les dais autonomía con supervisión (y muuuuuuuucha paciencia) os sorprenderá lo rápido que ganan velocidad y destreza. Y lo que los primeros días son 10 minutos, pronto pasan a ser 2 y después de dos o tres días no se sale la leche del vaso al servirla y de repente el pijama empieza a aparecer “doblado” debajo de la almohada.


Algunos consejos para trabajar #autonomía son


  1. Habla con ellos y explícales con antelación lo que vais a hacer. Os podéis ayudar de una lista con las conductas escritas para los niños mayores o con dibujos para los pequeños. Dejarla a la vista para que se acuerde de lo que está aprendiendo a hacer.

  2. Facilita el ambiente para que puedan hacer las cosas por sí mismos. Compra ropa fácil de poner o quitar, pon escalones o banquetas para llegar a las mesas, sillas y encimeras. Elimina barreras que ya no sean necesarias.

  3. No empecéis con todo a la vez. Elegid 3 conductas y cuando estén logradas vais añadiendo.

  4. Explica lo evidente: explícales las cosas aunque te parezcan de cajón como darle la vuelta a un calcetín o como colocar los zapatos con su pareja.

  5. Supervisa: quédate mientras lo hace, sobre todo las primeras veces para darle #feedback, sobre todo feedback positivo (“buen intento”, “estás a punto de conseguirlo”, “ya casi lo tienes”….)Son buenas frases para motivarles cuando lo están intentando pero aun no lo han logrado.

  6. Transfiere poco a poco la responsabilidad. Según vayas viendo que puede hacerlo, supervisa cada vez menos y empieza a trabajar nuevas responsabilidades.

  7. Desaparece cuando ya no hagas falta. Maria Montessori decía “Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo”.

  8. Ármate hasta los dientes, pero de PACIENCIA.

  9. Trabaja con conductas ajustadas para su edad. Puedes guiarte con la siguiente tabla



Fuente: Bebés y Más



Aunque es cierto que tarde o temprano la autonomía llega sin forzar y tampoco hay que volverse loco, también es verdad que el hacer las cosas por uno mismo es una fuente de #autoestima, sobre todo en la infancia. Educativamente es tan importante que hay filosofías #educativas, como la #montessori cuya base es, precisamente, acompañar al niño para que pueda hacer las cosas solo y se desprenda lo antes posible del adulto para satisfacer sus necesidades y las de su entorno.




Solicita tu primera sesión gratuita de orientación para padres en https://www.tuconsultaonline.info/solicitar-terapia.

534 vistas1 comentario