Pensamientos y Emociones Inútiles. Sácalos de tu Cabeza

¿Te ha pasado alguna vez que te ha venido a la cabeza una idea que te ha hecho sentir mal y que no podías comprobar?


A todos nos ha pasado alguna vez. Cada persona tiene una manera única de interpretar el mundo, no podemos ser completamente objetivos porque nuestra interpretación depende de los esquemas que vamos construyendo desde la infancia sobre cómo funciona el mundo.


Algunas malas experiencias o el ejemplo de otras personas puede contribuir a que desarrollemos una visión del mundo muy dolorosa.

Sabemos que nuestra interpretación de los acontecimientos tiene un papel muy importante en nuestras emociones. Tanto es así que los primeros estudios realizados en el siglo IXX por James y Lange demuestran que lo que pensamos sobre algo que nos ha pasado tiene mucho más peso en nuestras emociones que el acontecimiento en sí mismo.




Antes de que James y Lange expusieran su teoría, que aunque es antigua sigue vigente hasta hoy con pequeños matices.

Lo que se creía es que los hechos, o sea el acontecimiento era lo que daba lugar a ala emoción. En esta teoría no se tenían en cuenta los pensamientos que, sin embargo, hoy sabemos que tienen un rol fundamental en la aparición de una u otra emoción. Lo que normalmente cree la gente de que los hechos son lo que nos hace sentí mal hace ya más de cien años que está descartado.


Por ejemplo, si yo me encuentro a mi vecina por la calle y la saludo desde la acera de enfrente y ella no me contesta yo puedo interpretar el hecho de varias formas:


Puedo pesar que no me ha oído

Puedo pesar que le caigo mal

Puedo pesar que es tímida y le daba vergüenza

Puedo pesar que estaba escuchando música con auriculares

Puedo pesar que yo he hecho algo para que esté enfadada conmigo


Dependiendo de mi manera habitual de

entender el mundo y de percibir la realidad mi interpretación sentiré una u otra emoción.

Si pienso que le caigo mal es muy probable que me sienta enfadada, si pienso que he hecho algo que le ha sentado mal, seguramente me sentiré preocupada. Si pienso que no me ha oído o que no ha se ha dado cuenta no sentiré ninguna emoción negativa y pronto olvidaré el incidente y perderá la capacidad de hacerme sentir mal.


¿Por qué consideramos algunas interpretaciones ERRONÉAS O INÚTILES?


En psicología llamamos a este tipo de pensamientos DISTORSIONES COGNITIVAS y tienen dos características principales:

Que son difíciles de comprobar: es complicado saber el motivo por el que no nos saluda la vecina a no ser que le preguntemos provocando una siyuación rara e incómoda en la que seguramente nos contestaría “Ah, no me había dado cuenta” Son difíciles de detectar: se hacen de manera casi automática. Como pertenecen a nuestra manera habitual de ver la vida se hacen casi sin que nos demos cuenta lo que hace que sean difíciles de modificar.


¿Por qué algunas personas tienen más errores de pensamiento que otras?


Aunque todos tenemos, en mayor o menor medida, distorsiones cognitivas para algunas personas están mucho más presentes en su manera de pensar. Se cree que ese estilo de pensamiento se desarrolla desde la infancia como consecuencia de cos cosas:


1) Un evento negativo: lo que llamamos un trauma (aprovecho para decir que es un término casi en desuso para la mayoría de los profesionales de la psicología porque tiene una carga muy psicoanalítica, teoría de Freud, que nunca se pudo demostrar científicamente). Ese evento negativo puede ser algo muy duro como un abuso sexual o algo más sencillo como una equivocación. Por ejemplo, un niño que responde a una pregunta de la profesora de manera equivocada y otros niños o la profesora se ríen de él. Esto puede provocar que aprendamos una interpretación equivocada de las cosas. En el caso del abuso nos puede quedar la idea de que no nos podemos fiar de nadie, en el caso de la clase ese niño puede empezar a pensar que es mejor pasar inadvertido si no quieres que la gente se ría de ti.


2) La otra manera en la que se adquieren errores de pensamiento es a través de escuchar las interpretaciones de otras personas. Es muy importante que los padres, madres y educadores sobre la importancia de trasmitir un estilo de pensamiento saludable.



¿Qué es un estilo de pensamiento saludable?


Es la costumbre de pensar o interpretar las cosas que nos pasan y el comportamiento de los demás de una manera que no nos haga sentir mal.

Muchas veces cuando hablamos entre adultos y están los niños presentes verbalizamos errores de pensamiento y ellos, los niños, aprenden a ver la realidad desde ese ángulo.

Hay personas que si se relajan y no sospechan de las intenciones de otras personas es que son ingenuas, nada más lejos de la realidad, las personas con menos distorsiones cognitivas acerca de las intenciones de los demás son aquellas con mayor inteligencia emocional.


Las distorsiones cognitivas que tiene una persona nos ayudan a predecir con bastante exactitud si esa persona tiene o tendrá un problema de salud mental como ansiedad, depresión , fobias, problemas para relacionarse con otras personas, etc…

Por eso son casi siempre son objetivo en terapia psicológica, son algo con lo que los psicólogos trabajamos con casi todos nuestros pacientes.


Hay técnicas muy conocidas la REETRUCTURACIÓN COGNITIVA que usamos de manera muy habitual en consulta y que consiste en enseñar a la persona a detectar y cuestionar esos pensamientos que llevan a sentirse mal. Una vez se ha hecho esto la persona puede, con sus nuevos conocimientos, crear unos esquemas nuevos que le permitan ver el mundo de una manera más adaptativa (mejor para su salud mental).

Lo más difícil para la mayoría de las personas es detectarlos, es decir que la persona se dé cuenta de que los piensa. Para eso es importante que la persona conozca los tipos de distorsiones cognitivas más frecuentes. Al CONOCERLAS las pueden RECONOCER más fácilmente.


INFERENCIA ARBITRARIA

Consiste en saltar muy rápido a las conclusiones “Si mi pareja se maquilla es que tiene intención de ligar”


CATASTROFISMO

Pensar lo peor sin tener ninguna prueba “Si no ha vuelto aun es que ha tenido un accidente”


PENSAMIENTO DICOTÓMICO

Todo es blanco o negro “Si no saco un 10 soy un fracaso”


DESCALIFICACIÓN DE LO POSITIVO

Atribución de las cosas buenas a la suerte “Me ha pedido salir a mí porque las demás se habían ido temprano”


RAZONAMIENTO EMOCIONAL

Consiste en pensar que si uno se siente de determinada manera tiene que haber algo externo que lo explique. Esta es una de las más difíciles de trabajar: nos cuesta mucho entender que a veces podemos tener sensaciones que no tiene porque estar justificadas por algo externo “Estoy nervioso, algo me da mal rollo, algo malo está a punto de pasar”


ADIVINAR

Inventarnos el futuro “Verás como llego y esta todo desordenado”


ETIQUETAR

Ponernos etiquetas negativas que nos llevan a actuar en base a esa descripción que hacemos de nosotros mismos “Los que somos tímidos nunca conseguiremos un buen trabajo”

Este tipo de errores nos llevan a “Profecías Autocumplidas”: con nuestra actitud acabamos provocando que pase el resultado que queríamos evitar.


MAGNIFICAR

Exagerar algo “Quedarse sin trabajo es lo peor que te puede pasar en la vida”


LEER LA MENTE

Inferir con poca o ninguna evidencia lo que piensan los demás “No me ha dicho nada de mi nuevo corte de pelo porque cree que me queda mal”


SOBREGENERALIZACIÓN

Pensar que algo que nos ha pasado una vez nos va a pasar siempre “Una vez me mordió un perro, los perros son muy peligrosos”


PERFECCIONISMO

“Una casa con platos en el fregadero es una casa sucia”


PERSONALIZACIÓN

Pensar que alguien hace algo en función de ti “Se ha puesto en la última fila para no estar a mi lado”


ABSTRACCIÓN SELECTIVA

Tendencia a valorar una situación centrándose en un único aspecto “Juan se dejó el postre, seguro que estaba asqueroso y los demás lo comieron por compromiso”


DEBERÍA

Cosas que crees que deberías hacer sin que nadie te las pida. Pasan a formar parte de una lista de “asuntos pendientes” que nos persigue y nos agobia. “Una madre debería enseñar inglés a sus hijos para que sean bilingües”

Estas son las más importantes, aunque puede haber más y algunas pueden no estar en estas categorías.


EJERCICIO

Si quieres empezar a trabajar en tus pensamientos y emociones, escribe los pensamientos erróneos en una hoja y al lado la emoción que te generan. Después, escribe dos posibles interpretaciones que te hagan sentir mejor y asígnales un valor del 1 al 100 que indique cuánto te crees esa nueva posible interpretación:


Error de Pensamiento: Mi vecina no me saluda porque le caigo mal. ENFADO (40)

Interpretación Nueva 1: No me ha oído. INDIFERENCIA (40)

Interpretación Nueva 2: Iba escuchando música. INDIFERENCIA (20)



A veces puede ser difícil detectar por uno mismo estos pensamientos inútiles.

Si este artículo te ha sido útil pero necesitas profundizar y trabajar sobre tus pensamientos para ser más feliz y disfrutar de la vida, solicita tu sesión en www.tuconsultaonline.info.


Déjanos tus comentarios, estaremos encantadas de leerlos. Y escucha mi podcast en iVoox, iTunes o Spotify “Pensamientos y Emociones Inútiles. Sácalos de tu Cabeza”