Dime qué clase de padre eres y así serán tu hijos (5 Estilos de Crianza)

Actualizado: 20 de jul de 2018

La crianza de un hijo es una tarea muy complicada que debe incorporar de una forma equilibrada tanto la autoridad y la imposición de normas como la comprensión y la empatía. Hay muchos tipos de niños y cada uno con una personalidad distinta pero es tu deber como padre saber adaptarte al tuyo y educarle de la mejor manera posible.


Hay multitud de teorías sobre educación de los hijos y clasificaciones. Yo me voy a basar en la que más uso que es la de Maccoby y Martin, citados por Coloma (1993), ellos hablan de 4 estilos, yo voy a hablar de 5 grandes grupos de estilos de crianza.


Si lo prefieres también puedes escuchar este artículo en Ivoox.


Vamos a ver cuáles son, con cuál te identificas y que ventajas e inconvenientes tiene cada uno.


1. Padres #autoritarios


Reconocerás si eres padre autoritario porque tienes puestas normas a tu hijo para todo: cómo y cuándo tiene que estudiar, cómo y cuándo tiene que hacer las tareas del hogar, cómo y cuándo tiene que jugar, cómo hablar, cómo lavarse, cómo relacionarse con los demás niños y con los adultos... Los padres autoritarios suelen establecer un horario estricto para cada una de las tareas del día a día del niño ¿lo tienes? y pase lo que pase el horario se debe respetar independientemente de cómo se sienta el niño ese día.

La característica principal de un padre autoritario es la imposición de reglas y normas a sus hijos. Si eres autoritario es muy importante para ti las reglas sociales y la disciplina.

Tu hijo seguramente es de los socialmente denominados "buenos" porque suele comportarse muy "bien" en situaciones sociales. Normalmente no se mueve de tu lado o te pide permiso para todo, no suele hablar mucho y es organizados. Por contra corres el riesgo de que tu hijo no desarrolle la imaginación, no piense por él mismos, busque siempre tu directriz. Desarrollará una pobre inteligencia emocional y una pobre empatía ya que no se sentirá libre de expresar sus sentimientos ya que probablemente seas bastante frío y distante en el sentido de preocuparte más porque el niño haga lo correcto que por lo que siente y piensa.  Más adelante en la adolescencia hay muchas probabilidades de que tu hijo se rebele y desarrolle una personalidad de rebeldía hacia las normas impuestas.



2. Padres #permisivos


Los padres permisivos estarían en el lado completamente opuesto a los autoritarios ya que son padres que no se rigen por las normas y dan una excesiva libertad a sus hijos sin marcarles ordenes ni directrices

Si te sientes identificado con la definición probablemente has tenido un padre o madre autoritario/a y por eso no quieres comportarte así con tu hijo, para que no sufra lo que tu sufriste pero... ¡te has ido al otro extremo! y los extremos nunca son buenos. Dejas que tu hijo haga bastante lo que quieren y hablas con é de igual a igual como si fuera tu amigo, eso es genial porque te cuenta todo lo que le pasa.

Seguramente veas que tu hijo es aparentemente más feliz y envidiado que los hijos de los demás porque seguramente llegue más tarde a casa que los demás, le pidas menos explicaciones, etc... y tu eres el padre o la madre "enrollado", moderno.

Este estilo de crianza es contraproducente porque tu hijo no aprenderá a diferenciar lo que está bien de lo que está mal. Se pensará que el mundo está a sus pies para darle todo lo que él quiere y cuando se enfrente al mundo real tendrá muchos problemas porque será incapaz de acatar las normas de una empresa u órdenes de un jefe.


3. Padres #sobreprotectores


Si eres un padre sobreprotector estarás todo el día encima de tu hijo. Le impones normas y hablas con él pero no le dejas libertad para expresarse como quiere sino como tú crees que debe comportarse. No dejas que se aleje mucho de ti porque tienes miedo a que le pase algo o que se equivoque. Intentas estar encima de todas las decisiones que tome diciendo lo que debe hacer en vez de dejar que piense por sí mismo. Probablemente les llames varias veces al día, o les mandes mensajes, WhatsApp... tienes que saber en cada momento donde está, con quien y qué están haciendo.


Los padres sobreprotectores se caracterizan por estar todo el día encima de sus hijos. No dejan a sus hijos alejarse de ellos por miedo a que les pase algo o que se equivoquen. Intentan estar encima de todas sus decisiones.

Tu hijo crece en un hogar muy cómodo porque normalmente no le dejas hacer mucho, tal vez ni recoger su cuarto. Y tampoco tiene que pensar mucho porque tú le van guiando, le haces las tareas, le lavas la ropa, le hacen la comida, estás con él haciendo los deberes, te tomas su educación como si tu mismo hubieras vuelto al colegio... y da lo mismo que el niño tenga 5 años que 17 o sea adulto. los hijos de padres sobreprotectores son niños que se convertirán en adultos muy dependientes de sus padres (o de sus futuras parejas) porque les cuesta pensar por sí mismos, tomar sus decisiones sin que alguien les de su opinión, tienen poca tolerancia a la frustración y suelen ser negativos y miedosos ya que no se han enfrentado a la vida por sí mismos.


Le estás educando para que la vida le de miedo, para evitar situaciones nuevas y terminará pensando que vale menos que los demás y evitará los riesgos en su vida. O tal vez se una a un grupo de amigos que le hagan experimentar cosas nuevas como viajar y conocer mundo (cosa que te traerá por la calle de la amargura) pero se piense que los demás tienen que estar ahí para él y será una persona que hasta que no consiga lo que quieren no parará. Pero no de una forma sana sino "pese a quien le pese", ya sea exigiendo o con chantaje emocional. Excelente manipulador acostumbrado a que le den todo. 

4. Padres #democráticos


Si eres un padre democrático tienes un equilibrio perfecto entre las normas y el cariño. Eres un padre que habla con su hijo, te interesas por él, por lo que quiere, siente y piensa. Le dejas elegir y equivocarse y estás ahí para levantarle. Puede jugar, desarrollar su imaginación y probar cosas nuevas y tú siempre le animarás a experimentar. A parte de esto también le impones normas pero no desde el “te lo digo yo y punto” como hacen los autoritarios sino que explicas su importancia. Cuando tu hijo se portan bien los premias, pero cuando no lo hace le castigas.

Los niños de estas familias serán adultos equilibrados que tienen presentes las normas y las respetan pero también son libres para experimentar y probar cosas nuevas.

Son creativos y autosuficientes, capaces de tomar sus propias decisiones aún a riesgo de equivocarse porque no le tienen miedo al fracaso sino que confían en sus aptitudes.

5. Padres #negligentes


Lamentablemente tenemos que hablar de este tipo de padres que no están involucrados en la educación de su hijo. A veces ni siquiera están porque abandonan el hogar y si están actúan como si su hijo no existiera o le tratan con desprecio o con violencia. Suelen ser hogares desestructurados en los que faltan normas y comunicación. El niño tiene que hacerse fuerte para sobrevivir. Los niños se convertirán en dos clases de adultos fundamentalmente: O delincuentes que transgreden las normas de la sociedad incapaces de querer a nadie o personas adaptadas a la sociedad que no suelen tener escrúpulos ni empatía por lo que pueden llegar a triunfar pero que su vida personal es pobre porque no confían en la gente.

¿Qué podemos cambiar para que nuestro hijo crezca equilibrado psicológicamente?


Si eres un padre autoritario ¡afloja! no hagas que tu hijo esté sujeto a un horario estricto que mengue su creatividad y su libertad individual. Puedes marcarle un horario pero siempre modificable acorde a sus necesidades cada día y déjale tiempo libre en ese calendario para que haga lo que le apetezca. Reserva un tiempo cada día para hablar con tu hijo, preguntarle qué tal ha ido el día y qué tal está. Cuando nos paramos a escuchar a nuestros hijos nos damos cuenta de que aprendemos muchas cosas de ellos que no sabíamos. Intenta guiarle con comprensión y al final deja que tome su decisión. No en todo y menos cuando son muy pequeños. Cuando son pequeños necesitan normas pero a medida que van creciendo tienes que dejar que piense por sí mismo.

Si eres un padre permisivo te tienes que darte cuenta de que imponer normas a tu hijo no es un castigo ni es nada malo sino que es algo bueno que hará que su personalidad sea equilibrada. Los niños necesitan un horario para irse a la cama, necesita que le limites las horas de videojuegos, necesitan que estés encima para que haga los deberes hasta que cree el hábito de ponerse a estudiar sin que se lo tengas que decir. Puedes tener una relación cercana y seguir hablando con él de una manera abierta pero nunca olvidarte de las normas.

Si eres un padre democrático ¡enhorabuena! sigue así porque vas bien. Solo ten cuidado de no desviarte porque a veces cuando no tenemos mucho tiempo o estamos cansados y podemos descuidarnos y comportarnos de forma autoritaria o permisiva. Pero como ya has leído las características de cada uno podrás detectarlo y corregirlo. Es lo bueno de estar informado :-) 

Si eres padre sobreprotector tienes que aprender a dejar que tu hijo experimente y crezca de una manera sana, que juegue, se manche, se caiga, se equivoque, fracase, se levante… en definitiva que experimente todo lo que se va a encontrar de adulto. Trabaja en ti mismo para no tener miedo y no pasárselo a tu hijo. Aunque te parezca cruel los niños necesitan aprender a “volar solos”.

Si eres un padre negligente no estarás leyendo esto pero posiblemente si tu pareja, la que se ha quedado sola/o con un hijo o más. Te hablo a ti entonces. Necesitas sacar fuerzas de donde sea para hacer de padre y madre a la vez. Pide ayuda y busca apoyo en tu familia y amigos o en asociaciones donde vayan padres como tú. Siempre hay alguien con quien puedes contar solo tienes que buscarlo. Sigue las pautas de padre democrático y todo irá bien. Intenta no hablar mal a tu hijo de su padre o madre ausente, no le cargues con la responsabilidad de tener que odiar a alguien desde pequeño que elija él/ella cuando sea más mayor.

Espero que este artículo os haya servido de guía.


Poneos las pilas y formemos niños equilibrados, empáticos, con inteligencia emocional y habilidades sociales.

Que sepan aceptar las normas cuando son necesarias y saltárselas cuando no lo sean. Que se enfrenten a la vida con ilusión y sin miedo. Con ganas de crecer constantemente y autorrealizarse haciendo lo que sueñan.


Si tienes algún comentario puedes dejarlos aquí abajo y no solo te ayudaré a ti sino a todo el que lo lea. Si crees que necesitas ayuda profesional puedes solicitar terapia online en el apartado Solicitar terapia.


Sigue formándote...


Lo mejor para seguir aprendiendo es leer y leer por lo que aquí dejo una selección de libros para que sigáis profundizando. 

¡No escatimes en tu formación! Es el mejor dinero que puedes invertir. 


Tu Consulta Online está suscrita al programa de afiliados de Amazon por lo que con cada libro que compres a través de los links de la web o del banner de abajo harás que Amazon nos de una pequeña contribución para poder serguir con este bonito proyecto. Gracias por tu colaboración.



El Cerebro del Niño (Daniel J. Sieguel & Tina Payne)


Tu hijo de dos años tiene una rabieta en una tienda. Tu hijo de cuatro se niega a vestirse. Tu hijo de quinto curso está de suplente en el banquillo, enfurruñado, en lugar de jugar en el campo. ¿Acaso los niños conspiran para que la vida de sus padres sea un desafío continuo? No, lo que pasa es que su cerebro en desarrollo lleva la voz cantante. En este libro innovador y práctico, el neuropsiquiatra Daniel J. Siegel y la experta en educación infantil Tina Payne Bryson desmitifican las crisis y los conflictos, explicando los nuevos conocimientos científicos sobre cómo está constituido el cerebro infantil y cómo se desarrolla. Aplicando estos descubrimientos al día a día, es posible convertir conflictos, discusiones o miedos en una oportunidad para integrar el cerebro del niño y ayudarlo a ser una persona responsable, afectuosa y feliz.

En El cerebro del niño padres y educadores tendrán a su alcance pautas claras para entender y manejar los distintos conflictos propios de los niños en función de cada edad, así como herramientas para resolverlos y ayudar a la familia a progresar.

Este libro se puede acompañar de El Cerebro del Niño Ejercicios. 



"Este cuaderno es una herramienta práctica, con gráficos, ilustraciones, actividades y dibujos para que los padres alcancen una mayor comprensión y conexión con sus hijos, y además, adquieran conciencia de ellos mismos como padres."

Disciplina Sin Lágrimas (Daniel J. Siegel y Tina Bryson)


Haciendo hincapié en el fascinante vínculo entre el desarrollo neurológico del niño y el modo en que los padres reaccionan ante la mala conducta de este, La disciplina sin lágrimas proporciona un efectivo y compasivo «mapa de carreteras» para afrontar las pataletas, las tensiones y las lágrimas sin montar un número. Al definir el verdadero significado de la palabra «disciplina» (instruir, no gritar ni regañar), los autores explican cómo establecer conexión con el niño, redirigir emociones y convertir una rabieta en una oportunidad para crecer

Esperamos que este artículo te ayude y lo pongas en marcha. Si te ha gustado no te olvides de compartirlo para que ayude a otras personas. Si tienes alguna opinión, sugerencia, consejo o pregunta ¡no te cortes! déjanos un comentario. Y si necesitas contactar con nosotros en privado puedes hacerlo a través del formulario de contacto o mandando un email a contacto@tuconsultaonline.info


¡Muchas gracias por leernos!