Los 4 pilares para fomentar el bienestar en tu empresa



Desde comienzos de este siglo ha existido un fuerte interés por parte de la población en buscar un equilibrio entre la vida personal y profesional. De hecho, hoy en día existe un gran cambio de paradigma entre las generaciones de los baby boomers/generacion X Vs los milenials/generacion Z y ¿en que se diferencian? En que el salario y la estabilidad ya no es lo más importante a la hora de buscar un trabajo, sino el sentirse autorrealizado, motivado, en un lugar con oportunidades de desarrollo, y sobre todo un lugar donde se respete un equilibrio entre el deber y el ocio.


Ante este nuevo horizonte, comienzan así las primeras carreras entre las grandes empresas con el fin de adaptar las necesidades del nuevo workforce, para poder atraer y retener así al mejor talento. Comienza la fiebre por conseguir los premios y certificaciones de Top Employer, o Best Place to Work. Pero realmente, ¿qué indican estas certificaciones? Pues bien, lo que miden sobre todo es la credibilidad de la dirección y la manera en que se sienten tratados los empleados.




Imagen extraída de greatplacetowork.es

Por tanto, el panorama laboral no puede estar en un momento más interesante, ya que las empresas necesitan ser cada vez más creativas a la hora de ofrecer mejores condiciones añadidas aparte de ofrecer un paquete retributivo competitivo. Muchas empresas, se han encontrado bastante desconcertadas en este aspecto, ya que hasta ahora los departamentos de RRHH nunca habían focalizado su atención en las necesidades no solo laborales de los empleados ofreciendo como valor añadido para el empleado. Ya han comenzado a surgir, nuevas posiciones como el Chief Happiness Officer (#CHO), que el año pasado se ofertó por primera vez en una conocida agencia de publicidad en España.

Claramente, la evolución indica que esta figura será cada vez más y más extendida entre las compañías pero mientras tanto, deberíamos comenzar a incorporar pequeñas acciones para así ir creando una cultura de bienestar en la compañía. Por supuesto, recomendamos que esta cultura tenga una consonancia con respecto a los valores globales, misión y estrategia de la compañía para poder beneficiarse así tanto los empleados como los empleadores.

Desde #TCO queremos compartir contigo, acciones que puedes empezar a poner en marcha en tu compañía a través del Modelo Perma de Martin Seligman (el padre de la Psicología Positiva) a través de 5 pilares (emociones positivas, Flow, relaciones positivas, Sentido y Logro) que nos ayudarán a potenciar de forma holística la satisfacción de nuestros empleados.


El primer pilar del modelo llamado #EmocionesPositivas (P), donde lo que se persigue no es eliminar las emociones negativas, sino ampliar nuestras emociones positivas en el lugar de trabajo. Concretamente la psicóloga Bárbara Fredrickson, nos dice que las emociones positivas amplían nuestras posibilidades de acción y a la vez mejoran nuestros recursos físicos.

“Aumentando nuestro campo de pensamiento, aumentará nuestro campo de acción así como nuestros recursos sociales, facilitando la creación de relaciones sociales, de cooperación y de amistad, porque la emoción positiva es causa y efecto de la potenciación social.” según Bárbara Fredrickson

Existen 3 consecuencias directas al promover e incentivar emociones positivas en las personas:

1) Ampliación: las emociones amplían nuestras tendencias de pensamiento y acción

2) Construcción: debido a la ampliación se construyen recursos personales para afrontar problemas o situaciones difíciles

3) Transformación: existe una mayor creatividad en la forma de hacer las cosas, al existir un conocimiento mas profundo de las cosas y al resistir mejor los momentos difíciles también al integrarse mejor socialmente hay mayores posibilidades de experimentar nuevas emociones positivas

Acciones para promover emociones positivas:


· Crear talleres por equipos/departamentos donde puedan identificar los mejores logros del año y compartirlo con el resto del equipo, identificando aquellos puntos que han hecho posible el haberlo conseguido


· Realizar una dedicatoria a cada integrante del equipo. Señalando el porqué ha sido una pieza fundamental en la consecución de los objetivos del año


· Buscar una foto que represente el momento más feliz del equipo


· Compartir con tu equipo un recuerdo feliz de tu infancia (aumentar la confianza compartiendo vivencias personales, ayudará a unir más al equipo, y crear un ambiente más relajado y distendido)


· Localizar la canción que mejor represente a tu equipo, y conviértela en vuestro himno de equipo.


· Identificar a través de una charla/video algo que inspire al equipo, detectando anteriormente los puntos más débiles del grupo


En segundo lugar, promover el #flow (E) (para saber más sobre el concepto de Flow haz click a este artículo), significa que desde nuestras organizaciones tenemos que asegurarnos de ofrecer a nuestros empleados un equilibrio entre sus capacidades/destrezas y los retos/desafíos marcados.


Imagen extraída de Widemat


Buscamos promover experiencias óptimas de flow entre nuestros empleados, para poder así alejarnos de sentimientos como: aburrimiento, ansiedad, preocupación, apatía, control y relación excesiva que se traduce en bajos niveles de satisfacción y bienestar.

Acciones para promover mayores experiencias de flujo:


· Crear sólidos programas de desarrollo, donde ir proporcionando feedback de forma regular para ir ajustando las capacidades con los retos marcados.


· Buscar tareas personalizadas a cada empleado donde creas que puede haber una conexión más personal y retadora


· Promover formas creativas de expresión (dibujando, escribiendo, pintando) para comunicar una idea, ya que el desarrollo de la idea es un camino de flow


· Incorpora espacios donde puedan darse momentos de flujo, incorporando colores, formas, mobiliario que facilite el ejercicio del pensamiento


· Dejar libertad cuando un empleado se encuentre en un estado de flow, intentando no cortar su concentración


· Imponer tus propias ideas con frases como “yo lo haría así” “que te parece si…” “como ves hacerlo así…” corta inmediatamente el circuito de flow


· El excesivo ruido, es el gran enemigo del ejercicio del fluir, necesitamos tiempo de escucharnos a nosotros mismos y plasmar nuestras ideas de forma libre y sin distracciones


En tercer lugar, las #relacionespositivas (R), que consisten en potenciarlas dentro de la organización no solamente dentro del mismo equipo sino también horizontalmente (inter-departamental) y verticalmente (entre superiores).



Acciones para potenciar relaciones positivas:


· Aumentar relaciones entre las personas, a través de iniciativas que no solo sea a nivel de trabajo, sino como una forma de ocio: preparar actividades para reunir fondos para una ONG, salidas para un proyecto benéfico, charlas…


· Potenciar formaciones mixtas, mezclando integrantes de distintos departamentos y nivel jerárquico


· Promover entre los líderes la escucha empática y el respeto (todo cambio comienza con el ejemplo, y que mejor abanderado que nuestros líderes


· Nombrar a embajadores que representen un ejemplo de positividad y ejemplo de conducta


· Fomentar la comunicación abierta a través de canales públicos, para que se puedan compartir experiencias e incluso reconocer a compañeros por su aportación


En cuarto lugar, darle un #sentido (M) a nuestro trabajo diario hace que nos sintamos completamente realizados en nuestro día a día.



Buscaremos darle a nuestros empleados un propósito, el para qué está realizando lo que esta haciendo y el impacto e importancia en el equipo, grupo y organización.

Ya no consiste en hallar una actividad que nos llene profundamente, sino descubrir como poder contribuir a algo mayor y ser parte de ello. El sentido no siempre está ligado con emociones positivas, ya que podemos estar haciendo alguna actividad que nos puede incomodar emocionalmente, pero que tiene un gran significado para nosotros.

Acciones para crear sentido en el día a día del trabajador:


· Comunicar de forma abierta y constante, incluir mini reuniones al menos una vez por semana comunicando donde nos encontramos, donde queremos llegar


· Especificar las tareas de cada miembro, y ver su impacto dentro del todo


· Promover espacios donde el empleado pueda sentirse más libre y dar rienda suelta a su creatividad


· Facilitar la participación en ONG´s, proyectos solidarios o incluso el poder proponer entidades para poder colaborar (participar en este tipo de proyectos suele estar asociado con una conexión profunda con alguna causa)


· Seguir creciendo y aprendiendo, apostando por cursos especializados, auto-conocimiento o para entender mejor nuestro entorno


Finalmente, el último elemento que forma el modelo PERMA es el #logro (A) o éxito, a través de la consecución de metas.



Es importante señalar que el logro tiene un valor intrínseco, y a veces puede no llevar consigo emociones positivas.

Aunque en general, alcanzar las metas nos hace sentirnos realizados y más motivados nosotros seguimos siendo responsables de fijar nuestros propios objetivos y conseguirlos.

Las acciones a promover en relación a las metas son:


· Metas de calidad promoviendo objetivos donde haya como finalidad un aprendizaje por parte del empleado, como por ejemplo: ir asumiendo tareas fuera de su alcance habitual o asistir a cursos que le puedan ayudar a desarrollar nuevas habilidades


· Metas con hitos marcados donde haya como finalidad el rendimiento fijando objetivos dentro de un marco de tiempo predeterminado. Como, por ejemplo: con cada nueva tarea asignada fijar plazos, dar la oportunidad al empleado de fijar sus plazos (dentro de un limite lógico) y promover siempre el ser específico/concreto en las distintas metas a conseguir.


· Metas de rutinas diarias que promueven a la vitalidad. Concienciar sobre lo que nos impacta directamente a nuestra salud como es la alimentación, actividad física, sueño o descanso. Como por ejemplo: ofrecer servicios de nutrición para ayudar a entender y mejorar nuestros patrones alimentarios, facilitar la práctica del deporte (en las mismas instalaciones o ofreciendo un precio competitivo para nuestros empleados) o insertar cursos relacionados con la importancia del descanso y tips para la mejora del sueño.

Tras analizar de forma exhaustiva el Modelo Perma, observamos que realizando pequeños cambios e introduciendo iniciativas que toquen todos los pilares del modelo podemos asegurarnos de estar incidiendo directamente en el bienestar general de nuestros activos, parte imprescindible y que hacen única a nuestra organización.

Cuidando a nuestros empleados, aseguramos no solo llegar a nuestros objetivos, sino que además estaremos aportando un servicio de calidad a nuestros clientes y al mismo tiempo creando imagen de marca.

Así que ¿a que esperas para implementar una cultura de bienestar en tu compañía?, apuesta por salud, apuesta por bienestar… ¡apuesta por ellos!

Esperamos que este artículo te ayude y lo pongas en marcha. Si te ha gustado no te olvides de compartirlo para que ayude a otras personas. Si tienes alguna opinión, sugerencia, consejo o pregunta ¡no te cortes! déjanos un comentario.

Y si quieres saber mas sobre el proceso de implementar un modelo de bienestar en tu empresa, escríbenos o llámanos estaremos encantados de ayudarte a ponerlo en marcha.

¡Muchas gracias por leernos!