12 ideas para ayudar a una persona con Depresión

Actualizado: 4 de abr de 2019


La #Depresión (al igual que cualquier trastorno psicológico) es un problema muy difícil de entender para los que están alrededor de la persona que está sufriendo. Está considerada como enfermedad mental por la OMS y según los estudios de tendencias de la sociedad se estima que va a ser la enfermedad más prevalente (con más casos) a partir de 2020. Por ello en este artículo quiero hablar de en qué consiste, cómo entenderla y como tratar a una persona con depresión.





La OMS habla de enfermedades mentales y particularmente a mi no me gusta el término enfermedad, prefiero hablar de trastorno o problema psicológico ya que cuando hablamos de una enfermedad damos por sentado que la persona que lo padece es un "paciente" (los pacientes no son personas que actúan activamente sobre sus enfermedades sino que reciben el tratamiento y esperan) y para superar cualquier problema psicológico se necesita mucho trabajo por parte de la persona.


Para comenzar a entender tienes que tener en cuenta que una persona con depresión está sufriendo, no quiere estar así pero no sabe como estar mejor. Se siente culpable porque ve como afecta a la gente que quiere y siente que no le entienden.


Cuando una persona que queremos lleva mucho tiempo en un estado depresivo es muy común que caigamos en el enfado con ella porque pensamos que la persona está decidiendo estar así y no se está esforzando por recuperarse. Las depresiones son cíclicas, por eso hay momentos en los que la persona parece que mejora y parece que va a salir adelante pero de repente vuelve para atrás o recae de una forma peor.


La única forma de evitar que la persona vuelva a recaer es darle las herramientas y el apoyo que necesita para poder construir poco a poco una nueva forma de enfrentarse al mundo.

Ahora mismo tienes que entender que cualquier cosa que le pidas a tu ser querido para él/ ella es un mundo: levantarse de la cama, vestirse, lavarse, comer, hablar con alguien, llevar su vida diaria... es cómo si tuviera una piedra encima que le impide enfrentarse a su día a día. Teniendo en cuenta esto a continuación te dejo 12 sugerencias para ayudarte a lidiar con la situación de convivir y/o ayudar a una persona con depresión.



¿Cómo se puede ayudar a una persona con depresión?



1. Primero ten en cuenta que necesita un tratamiento adecuado.


Si muy importante que convenzas a la persona de que tiene que recibir tratamiento psicológico. Si dejas que la depresión continúe sin tratamiento lo más probable es que vaya a más. Si no quiere terapia al menos comprad libros de autoayuda, psicología cognitiva, depresión, pensamiento positivo... y que haga los ejercicios que proponen para comenzar a trabajar. Si no acepta puedes proponer trabajarlo juntos.


Consulta con el médico de cabecera que derive al psiquiatra para determinar si se necesita medicación. La medicación nunca debe ser el único tratamiento (y eso es lo que comúnmente se hace pensando que hará efecto y mejoraremos sin hacer nada). La psicofarmacología no cambia la vida de la persona ni acaba con los trastornos (al menos de una forma permanente), la medicación puede ayudar a la persona a estar más tranquila y un poco menos triste pero es el tratamiento psicológico el que hará que esos cambios sean duraderos y se pueda retirar la medicación.



2. Es importante que la persona se sienta valorada.


Es importante que la persona vea que no es una carga, que entendéis que está enferma y que no es culpa suya. Que es una situación temporal y que poco a poco puede salir adelante, que confiáis en él. Aunque le hables y parezca que estás hablando con una pared no te preocupes porque te está escuchando. Ahora mismo no va a decir parrafadas y se comunica con palabras sueltas, o frases cortas, por lo tanto mejor hacerle preguntas que tengan respuestas cortas.



3. Ten cuidado con las frases de ánimo.


Siempre que digo esto me miran extrañados y ya se que suena contrario a lo que solemos pensar pero decirle a una persona deprimida que sonría, que anime la cara, que salga a pasear, que se distraiga... no es bueno ya que es como decirle a una persona en silla de ruedas que se levante a correr: es imposible que lo haga. Cuando pueda sonreír lo hará y animarse, ahora no puede... no pasa nada, solo permanece a su lado apoyándole.



4. No fuerces, usa las sugerencias.


No obligues a que la persona con depresión se active quiera o no quiera, porque la clave es motivar, no forzar. Ayudar a ver las ventajas de activarse para luego sentirse mejor es la única vía para que el deprimido reaccione favorablemente. "¿Que tal si salimos a pasear?", en vez de "sal a pasear que llevas dos días aquí encerrado"



5. Muéstrate comprensivo/a ante su padecimiento.


Si la persona con depresión no se siente comprendida, se cerrará más, no querrá interactuar, y esta situación contribuirá a la sensación de desamparo, apatía y desánimo.



6. Cuida el lenguaje: que no sea negativo o que le acuse.


Decirle cosas como "no te quieres levantar", "no te da la gana", "estás así porque quieres"... hace que se sienta peor. Puede que penséis que de verdad no lo hace porque no quiere pero no es así, dale un voto de confianza. Si dice cosas como que "se quiere morir", "que le dejes en paz" y se enfada probablemente sea para que le dejes solo/a y tranquilo/a no porque quiera estarlo sino porque así nadie le dice que está así porque quiere.


7. Perdona


Mírate a ti mismo/a y se sincero/a contigo mismo/a. A veces llevamos tanto tiempo soportando esta situación que vamos acumulando malestar en nuestro interior, resentimiento y sin darnos cuenta estamos enfadados con esa persona. ¿Estás enfadado/a con ella? tu forma de comportarte será completamente distinta. No estés enfadado/a con él/ella, necesita cariño no mano dura, necesita paciencia y comprensión. Se que es difícil pero perdónale.



8. Evitar frases con "tu nunca", "tu siempre"


Hablar en términos de cronicidad "siempre estás igual" o "siempre estás con lo mismo", "ya no eres el/la de antes", "nunca te quieres levantar"... Puesto hay que hacerle ver que esta situación es temporal, vosotros lo sabéis y podrá salir de ella. La confianza en la recuperación por parte de la familia/ amigos es muy buen anclaje para la persona con depresión. Podéis cambiar esas frases por ejemplo frases de "cuando estés mejor podemos ir a....", "¿te acuerdas de cuando hicimos esto? (lo que sea) cuando te recuperes lo haremos otra vez". Que él/ella vea que estás convencido/a de que es algo temporal y va a curarse. Que confías en él/ella (y si no confías actúa como si lo hicieras ya te convencerás cuando veas cambios)


Hay que hacerle ver que esta situación es temporal, vosotros lo sabéis y podrá salir de ella

9. No hay que llevar a cabo todas las tareas que no quiere realizar.


La razón es que la sobreprotección con el/la deprimido/a no ayuda. La persona con depresión necesita sentirse útil, que participa de las situaciones cotidianas de forma activa, para encontrar bienestar y satisfacción personal aunque al principio le pueden resultar poco atractivas. Por ejemplo vestirse, peinarse, ducharse... si ha dejado de hacer todo eso comienza por cosas básicas poco a poco hay que devolverle su autonomía. Hablamos incluso de casos extremos en los que la persona ni siquiera quiere salir de la cama ni a comer. Si no ha llegado a ese extremo observa si ves que una persona de tu alrededor está decaída varios meses. Date cuenta si se empieza a "descuidar" ya que ir mal peinado/a, poco aseado, no darle importancia a la ropa si antes era una persona que cuidaba todo eso es un muy buen indicador que te haga saltar la alarma.



11. Premiar por los pequeños logros.


Podría parecer que la tarea o actividad que la persona ha podido realizar es mínima o pequeña, sobre todo si lo comparamos con lo que antes podía hacer o con lo que el resto es capaz de hacer. Pero en estos casos, el reforzar cualquier comportamiento que consideremos adaptativo o positivo incrementará la probabilidad de que se mantenga e incluso se incremente. Para cualquier persona ponerse un pantalón puede ser una tontería pero si él/ella lo hace es mucho y hay que reforzarle, decirle "fenomenal, me alegro que lo hayas hecho solo/a". Si no habla y de repente un día te empieza a contestar, o habla poco y un día espontáneamente te cuenta algo de su día, premia: "me alegro que me lo hayas contado", "me alegro de haber podido conversar contigo"



12. Preguntarle por sus pensamientos.


Como ya hemos dicho en otros artículos tu diálogo interno determina cómo va a ser tu vida. El diálogo interno de la persona que quieres ayudar es negativo y desadaptativo por lo que hay que ayudarle a darse cuenta de él, saber qué se dice, qué pensamientos negativos e irracionales tiene y debatirlos. Puedes encontrar información de cómo detectar estos pensamientos y como debatirlos en el artículo:

Los Pensamientos Negativos. El Poder que tienen sobre tu vida y claves para manejarlos.


Me gustaría terminar este artículo añadiendo una última idea de vital importancia:


Cuídate a ti mismo/a


Por último, es muy importante que no te descuides a ti mismo/a ya que cuando estamos cuidando a una persona ya sea con depresión, con otro problema psicológico, alguna enfermedad médica... es muy fácil descuidarse y centrarse únicamente en la otra persona.



Muchas gracias por leerme. Si necesitas ayuda puedes solicitar una primera consulta gratuita en el apartado Solicitar Terapia. No dudes en ponerte en contacto con nosotras para cualquier duda que tengas. Puedes hacerlo a través del email: contacto@tuconsultaonline.info, el formulario de contacto de la página de portada o cualquiera de nuestros emails o tlf personales.



224 vistas